¿Un adiestramiento menor puede generar más resultados? Eso es. Hay un movimiento muy interesante en las salas de pesas. El día de hoy se entrena menos para ganar más. Y de hecho, esto se encuentra comprobado a nivel científico.

En los entrenamientos tradicionales de musculación es muy habitual ver gente entrenando por horas y horas. Sobre todo, en entrenamientos con series largas y largas, alta sobrecarga articular, ejercitando todos y cada uno de los músculos prácticamente todos los días.

¿Y por qué razón? Básicamente, porque todos desean un resultado veloz. No obstante, las investigaciones prueban que este tipo de entrenamiento muscular largo y muy pesado puede favorecer la aparición de lesiones articulares y musculares.

Sin embargo, una forma nueva de adiestrar ha traído de vuelta a las academias personas que habían invertido en esta vieja metodología y acabaron frustradas. Muchas no alcanzaban los resultados que esperaban y abandonaban el adiestramiento.

¿Por qué razón el cuerpo reacciona mejor a los entrenamientos de menor tiempo?

Desde los cuarenta y cinco minutos de adiestramiento, se genera el pico de la somatotropina (hormona del desarrollo). Si el adiestramiento pasa de una hora, los niveles hormonales caen y el cuerpo entra en un intenso proceso de fatiga. Genera cortisol y genera catabolismo.

El catabolismo es una condición indeseable para los que desean ganar masa muscular, en tanto que provoca el desgaste excesivo de la musculatura.

Un principio básico de la hipertrofia es estimar que la musculatura puede ser realmente agobiante para el cuerpo cuando la carga de adiestramiento es inapropiada.

La estructuración de una rutina de ejercicios equilibrada y el establecimiento de periodos de reposo son factores determinantes para el progreso.

¡Descansa!

El cuerpo humano tiene un límite aproximado de cuarenta y cinco minutos a 1 hora para poder responder de la mejor forma a las actividades propuestas y orientadas.

Es en ese reposo que el organismo recobra la energía, regenera el músculo, restituye el glucógeno y aumenta la síntesis proteica.

Muchos atletas profesionales llegan a reposar un conjunto muscular por hasta 7 días. No obstante, para la mayor parte de las personas que no se entrenan profesionalmente, el reposo tiene que ser de cuarenta y ocho horas.

Para los principiantes, entrenar de 2 a 3 veces a la semana es suficiente. Los intermedios y avanzados pueden entrenar de 4 a 6 veces a la semana. Con menor volumen de ejercicios y mayor intensidad, el resultado va a llegar en el tiempo aguardado. Cuando el entrenamiento se divide, la frecuencia precisa es mayor y la regularidad es imprescindible.

No obstante las ventajas de este entrenamiento, siempre y en toda circunstancia se debe hacer una evaluación física y montar una serie que respete el correcto reposo de los conjuntos musculares.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario ACEPTAR
Aviso de cookies